Entradas

Cuando un diente presenta una infección severa, como consecuencia de una caries profunda o en caso de traumatismos o fracturas dentales que afectan a la pulpa, se requiere un tratamiento endodóntico. A través de él se eliminarán las bacterias de los conductos del diente, previniendo su reinfección y tratando de salvar la pieza natural. El especialista llega a este punto cuando la estructura dentaria tiene daños irreversibles y la pulpa está seriamente afectada. En la mayoría de las ocasiones, la pieza termina en una necrosis y presentando un color oscuro. 

La endodoncia es un procedimiento englobado dentro de la Odontología conservadora y, de manera coloquial, se conoce como “matar el nervio” o desvitalizar. El objetivo fundamental es conservar la pieza dental ya que, de no ser tratada, tendría que ser extraída. Es un tratamiento que no genera molestia alguna, se realiza de forma poco invasiva y cuenta con numerosos beneficios para la salud bucodental. 

Síntomas que podemos percibir si un diente presenta daños internos: 

-molestias a la hora de masticar, tanto en términos de dolor como de sensibilidad dental.

-percepción de mal sabor en la boca, ocasionado por el proceso infeccioso.

-la aparición de una fístula o flemón.

-el oscurecimiento del tono de la pieza dental.

-inflamación de las encías.

Una vez llevada a cabo la endodoncia, se reconstruirá la pieza afectada a través del método que el odontólogo considere adecuado para cada paciente. Es posible colocar una corona o funda, pero si no hay una pérdida considerable de la estructura, tal vez se decida por una reconstrucción. 

También hay casos en los que es imposible llevar a cabo la endodoncia. Por ejemplo, cuando la pieza dentaria presenta una fractura vertical, cuando la raíz tiene una longitud mínima que imposibilita la sujeción de la corona a la misma o en pacientes periodontales que han sufrido un daño acusado del hueso y la encía como tejido de soporte. En estas ocasiones, será inevitable la extracción del diente y la posterior colocación de un implante para devolver la funcionalidad y estética de la dentadura. 

Si necesitas una revisión o quieres ampliar la información, recuerda que somos especialistas en Odontología conservadora. Nuestros profesionales tienen una amplia experiencia en el manejo de casos complejos y aseguran un tratamiento personalizado y de calidad.

Nuestro modelo se centra en el compromiso con el paciente.

La pérdida de un diente es un problema común en la edad adulta. Las causas pueden ser diversas: desde algún tipo de traumatismo hasta una complicación derivada de enfermedades como la caries o la periodontitis. 

Una boca sana tiene un equilibrio perfecto en el que cada pieza dental cumple su función, al igual que los tejidos duros y blandos o el hueso y las encías. Cuando perdemos un diente ese equilibrio se rompe y nuestra dentadura comienza a deteriorarse. Por eso, siempre insistimos en la importancia de reponer todas las piezas dentales. 

La falta de un diente afecta no sólo a la funcionalidad de la boca. También a la estética e imagen de las personas, algo de vital importancia en la sociedad actual. Además, no sustituir el diente perdido cuanto antes hace que se pierda hueso maxilar y la encía se pueda retraer. Por otro lado, como ya sabemos, la salud de nuestra boca está directamente relacionada con la salud general. La ausencia de piezas dentales afecta a la función masticatoria y ocasiona problemas digestivos, ya que los alimentos no se trituran correctamente. Por todo esto, es importante acudir a una clínica de confianza y consultar al especialista la opción más adecuada para cada caso.

En el Centro Odontológico ALAIA aportamos soluciones, que llegan de la mano de los implantes dentales o las prótesis, que se adaptan de manera personalizada. 

El implante suele ser la mejor opción para reemplazar uno o varios dientes. Al colocarlo, desempeñará la función de la raíz de la pieza ausente y, sobre él, se colocará una corona o prótesis dental que reemplazará al diente. El resultado es una pieza artificial con un aspecto natural y similar a la dentadura del paciente. 

En función del estado en el que se encuentren el resto de los dientes, otras soluciones pueden ser los puentes o las prótesis removibles.

Los especialistas en Implantología Oral de ALAIA pueden ayudarte a elegir el mejor tratamiento para tu caso.

Pide cita previa.