Entradas

Cuando un diente presenta una infección severa, como consecuencia de una caries profunda o en caso de traumatismos o fracturas dentales que afectan a la pulpa, se requiere un tratamiento endodóntico. A través de él se eliminarán las bacterias de los conductos del diente, previniendo su reinfección y tratando de salvar la pieza natural. El especialista llega a este punto cuando la estructura dentaria tiene daños irreversibles y la pulpa está seriamente afectada. En la mayoría de las ocasiones, la pieza termina en una necrosis y presentando un color oscuro. 

La endodoncia es un procedimiento englobado dentro de la Odontología conservadora y, de manera coloquial, se conoce como “matar el nervio” o desvitalizar. El objetivo fundamental es conservar la pieza dental ya que, de no ser tratada, tendría que ser extraída. Es un tratamiento que no genera molestia alguna, se realiza de forma poco invasiva y cuenta con numerosos beneficios para la salud bucodental. 

Síntomas que podemos percibir si un diente presenta daños internos: 

-molestias a la hora de masticar, tanto en términos de dolor como de sensibilidad dental.

-percepción de mal sabor en la boca, ocasionado por el proceso infeccioso.

-la aparición de una fístula o flemón.

-el oscurecimiento del tono de la pieza dental.

-inflamación de las encías.

Una vez llevada a cabo la endodoncia, se reconstruirá la pieza afectada a través del método que el odontólogo considere adecuado para cada paciente. Es posible colocar una corona o funda, pero si no hay una pérdida considerable de la estructura, tal vez se decida por una reconstrucción. 

También hay casos en los que es imposible llevar a cabo la endodoncia. Por ejemplo, cuando la pieza dentaria presenta una fractura vertical, cuando la raíz tiene una longitud mínima que imposibilita la sujeción de la corona a la misma o en pacientes periodontales que han sufrido un daño acusado del hueso y la encía como tejido de soporte. En estas ocasiones, será inevitable la extracción del diente y la posterior colocación de un implante para devolver la funcionalidad y estética de la dentadura. 

Si necesitas una revisión o quieres ampliar la información, recuerda que somos especialistas en Odontología conservadora. Nuestros profesionales tienen una amplia experiencia en el manejo de casos complejos y aseguran un tratamiento personalizado y de calidad.

Nuestro modelo se centra en el compromiso con el paciente.

El Centro Odontológico ALAIA realiza la práctica odontológica de la manera más armoniosa con el medio ambiente. Creemos en el beneficio común y sabemos que muchos de nuestr@s pacientes son afines a una ética medioambiental.  

Eficiencia energética: la Clínica dispone de tecnologías y equipos que reducen el impacto ambiental, como lámparas de luz led. Además, estamos pendientes del apagado de dispositivos electrónicos no utilizados.

Uso de materiales biodegradables o menos contaminantes: priorizamos la seguridad y usamos el autoclave para todo aquello que pueda conllevar el más mínimo riesgo. 

Reducción del consumo de plásticos: además, intentamos colaborar con proveedores que ofrezcan opciones de embalaje sostenible. Nuestros procedimientos de reciclaje son diarios.

Reducción del consumo de agua: se trata de un bien cada vez más escaso y que debemos cuidar al máximo.

Digitalizar los registros y procesos: intentamos reducir papel y otros desechables y que los procedimientos se vuelvan más ágiles.

Realizar compras responsables: es interesante agrupar los pedidos de un mismo proveedor en un solo envío para reducir las emisiones de CO2 del transporte. En el sector dental, además, comienzan a aparecer productos más respetuosos con el entorno, que nos permiten ejercer nuestra profesión de manera más sostenible. 

Programas de responsabilidad social: colaboramos en las campañas y actividades comunitarias locales que promueven el cuidado del medio ambiente y el entorno, así como la importancia de la sostenibilidad.

Todas estas ideas van unidas al concepto de bioseguridad. Protegemos al paciente y al equipo de profesionales de nuestroCentro Odontológico. La desinfección, tanto del instrumental como de las superficies, se convierte en el pilar de nuestra labor diaria.

Apostamos por reducir el impacto de los procedimientos odontológicos en el medio ambiente.

Una mala salud bucodental puede causar y/o agravar las migrañas y cefaleas. Tanto los dolores de cabeza, de una intensidad u otra, como los de muelas se transmiten a través del nervio trigémino, que sirve para “conectar” la cara y las mandíbulas. 

Según la Asociación Estadounidense de Migrañas, las siguientes patologías bucodentales deben ser tenidas en cuenta:

-Trastornos de la articulación temporomandibular, ya sea por una mala oclusión, estrés o una lesión.

-Bruxismo: no sólo suele causar dolor de cabeza, sino también en la mandíbula, los oídos, el cuello y los hombros.

-Sinusitis maxilar: las extracciones dentarias, la enfermedad periodontal, la presencia de quistes en el maxilar superior u otros problemas bucodentales pueden causar esta inflamación y obstrucción de los senos paranasales.

-Cuando hay dientes flojos o faltan piezas: esto obliga a los músculos de la mandíbula a trabajar más y hace que sea más difícil tragar, alinear los dientes y cerrar la boca. Como resultado, esto podría causar migrañas provocadas por una inflamación muscular crónica.

-Periodontitis crónica: este tipo de pacientes tiene un mayor riesgo de padecer dolores de cabeza, de un grado u otro, debido a la destrucción del tejido gingival y la pérdida de dientes. 

-Caries: pueden llegar a producir infecciones que te deriven en dolor de cabeza, sin darte cuenta de que el verdadero dolor reside en tus encías. 

Según últimos estudios, los ataques de migraña asociados a patologías orales representan una proporción significativa entre los pacientes que visitan clínicas de neurología en todo el mundo. Cuando el dolor es grave y crónico, hay un importante porcentaje de casos que tiene un vínculo con enfermedades orales ocultas que pueden ser difíciles de identificar. Tu dentista es el especialista más capacitado a la hora de abordar este problema. Podrá hacer un diagnóstico y, si identifica ese origen oral, se podrá establecer el tratamiento más indicado. Este tratamiento puede requerir una férula dental, la realización de una endodoncia, empaste o cirugía.

Ante un dolor de cabeza persistente que no mejora, valora la opción de consultar a tu dentista. Podrá descartar las posibles causas bucodentales. Una buena orientación en el tratamiento puede ayudar a reducir la frecuencia de los ataques de migraña, cefaleas o dolores de cabeza, así como a disminuir la intensidad de los síntomas. 

Recuerda que la prevención es el mejor tratamiento dental.

Los dientes de leche o primarios son aquellos que permanecen por un tiempo limitado en la boca, hasta que son reemplazados por los definitivos o permanentes. Esto ocurre, aproximadamente, entre los 7 y los 12 años. Constituyen un total de 20 piezas dentales, diez en la arcada superior o maxilar y diez en la arcada inferior o mandibular. 

A pesar de su temporalidad, son susceptibles de padecer caries, infecciones y problemas de encía. Por eso, debemos prestarles la debida atención. Desatender su cuidado e higiene implica muchos riesgos para la salud bucodental de l@s más pequeñ@s. Y aquí sí, es imprescindible que los padres se involucren desde que nace el bebé. Hay que promover una buena rutina de limpieza oral diaria, bajo la supervisión de un adulto. 

El niñ@ no deberá hacer uso de la pasta de dientes hasta que sea capaz de mantenerla en boca sin tragársela, aproximadamente a los 3 años de edad. Hay que utilizar productos específicos para uso infantil, tanto cepillo como dentífrico.

El cuidado de los dientes de leche es importante por los siguientes motivos:

-Guardan el espacio que ocuparán los dientes definitivos. 

-Facilitan la trituración de los alimentos.

-Juegan un papel fundamental en el habla y el desarrollo del lenguaje.

-Facilitan la formación de los dientes permanentes.

-Favorecen la correcta formación de las estructuras maxilares.

-Su cuidado disminuye la aparición de problemas de oclusión y mordida.

-Su cuidado ayuda a los niñ@s a adquirir hábitos de higiene bucodental que mantendrán a lo largo de su vida y, por lo tanto, tendrán una dentadura más sana en la edad adulta. 

En cuanto a la primera visita al odontólogo, los especialistas recomiendan que se realice durante el primer año de vida, ya que la caries y los problemas de oclusión pueden desarrollarse a edades tempranas. Además, así será más fácil que los padres tomen medidas preventivas y aprendan a cuidar los dientes de leche de sus hij@s. 

Para ello, será importante también evitar alimentos con exceso de azúcares, beber agua para estar hidratados y seguir una dieta sana y equilibrada. 

Los dientes de leche, pequeños pero importantes.

Alrededor de un 12 por ciento de la población sufre el denominado reflujo gástrico, algo que tiene mucho que ver con nuestra dentadura y nuestra salud oral. El exceso de acidez en el estómagogolpea nuestros dientes, haciéndolos más débiles y quebradizos. 

Nos referimos a ese momento en que los ácidos del estómago fluyen hacia el esófago, irritándolo. El problema aparece cuando el esfínter esofágico, la llave entre esófago y estómago, no funciona bien. Al relajarse en el momento incorrecto, muchas veces durante la noche, esos ácidos retornan y pueden implicar acidez estomacal, ardor y otros síntomas relacionados. 

Y este reflujo puede tener también consecuencias en nuestra salud dental ya que llegan a la boca pequeñas cantidades de ácido estomacal que van erosionando de manera constante nuestro esmalte. Es un proceso conocido como desmineralización. El incremento de acidez va debilitando, capa por capa, a los dientes, desgastando esa barrera natural de protección que no es otra que el esmalte. Esto deja expuesta la dentina (la segunda barrera) y, a la larga, puede exponer así también la pulpa. Lógicamente, estamos hablando de un proceso a muy largo plazo, pero que puede pasar también factura estética. Los dientes tendrán menos brillo y una sensación amarillenta o de transparencia, debida a esa pérdida de minerales.

Con el reflujo gástrico aparece también una mayor sensibilidad dental y es más probable que puedan llegar patologías como la caries. Ese retorno de los ácidos hacia la boca puede incluso generar úlceras, llagas y aftas, además de una sensación de dolor y quemazón. Se reduce el flujo salival y ya sabemos que eso no es bueno para la cavidad oral: puede llegar el síndrome de la boca seca, el mal aliento y, en general, una mayor desprotección en esta parte tan importante del organismo. 

Tratamientos como la fluoración ayudarán a evitar el avance de lacaries y, además, reforzarán el esmalte. Si han aparecido grietas o hemos perdido la forma de la pieza dental, los tratamientos con resina ayudarán a recuperarla. Una buena higiene oral será fundamental para evitar que los ácidos dañen nuestra dentadura. Si tienes cualquier duda, consulta con nuestros especialistas.

Cuida tu estómago y se beneficiará tu salud oral.

La mayoría de los microbios que viven de manera habitual en nuestro cuerpo son inofensivos, tanto bacterias como hongos. Sin embargo, cuando se produce un desequilibrio y hay una infección, llegan los problemas. La candidiasis oral aparece cuando las condiciones de la boca permiten el crecimiento descontrolado de un hongo llamado cándida y el sistema inmunológico no logra evitar esa alteración. Afecta a la lengua y a las paredes de la cavidad bucal. Esto puede ocurrir por una mala salud general, cuando se recibe quimioterapia o medicamentos que debilitan el sistema inmunitario, si se padece diabetes mellitus y niveles altos de azúcar en la sangre u otras enfermedades, como el sida.

En cuanto a los síntomas de la candidiasis, los más habituales son: dolor de garganta y dolor al tragar, sensación de quemazón en la zona de la lengua y aparición de lesiones blanquecinas en el interior de la cavidad oral. En los bebés, pueden aparecer puntitos blancos en la boca, en ocasiones acompañados de lloro frecuente y problemas para comer. 

La candidiasis oral no es contagiosa y puede curarse. En cuanto al tratamiento, su objetivo será siempre detener la propagación rápida del hongo cándida y se llevará a cabo con medicamento antifúngicos, es decir, aquellas sustancias que tienen la capacidad de evitar el crecimiento de algún tipo de hongo. Suelen ser efectivos, pero si el sistema inmunitario está débil, la patología puede reaparecer o causar problemas más severos. Es importante tratar la infección para que no se extienda a otras partes del cuerpo, como la garganta o el esófago.

Tenemos algunas sugerencias que pueden ayudarte durante un brote de candidiasis oral:

-Mantén una buena limpieza bucal. Reemplaza el cepillo de dientes con mayor frecuencia hasta que la infección desaparezca. 

-Realiza una correcta higiene de la prótesis removible, en caso de tener una.

-Prueba con enjuagues de agua tibia salada.

-Consume habitualmente yogures o preparados que contengan lactobacillus, especialmente si tomas antibióticos. Te ayudarán a recomponer el equilibrio de la flora bacteriana. 

-Evita hábitos perjudiciales como fumar, morderte las uñas o los labios. 

Protege tu boca, es un escudo para el resto del organismo.

La pérdida de un diente es un problema común en la edad adulta. Las causas pueden ser diversas: desde algún tipo de traumatismo hasta una complicación derivada de enfermedades como la caries o la periodontitis. 

Una boca sana tiene un equilibrio perfecto en el que cada pieza dental cumple su función, al igual que los tejidos duros y blandos o el hueso y las encías. Cuando perdemos un diente ese equilibrio se rompe y nuestra dentadura comienza a deteriorarse. Por eso, siempre insistimos en la importancia de reponer todas las piezas dentales. 

La falta de un diente afecta no sólo a la funcionalidad de la boca. También a la estética e imagen de las personas, algo de vital importancia en la sociedad actual. Además, no sustituir el diente perdido cuanto antes hace que se pierda hueso maxilar y la encía se pueda retraer. Por otro lado, como ya sabemos, la salud de nuestra boca está directamente relacionada con la salud general. La ausencia de piezas dentales afecta a la función masticatoria y ocasiona problemas digestivos, ya que los alimentos no se trituran correctamente. Por todo esto, es importante acudir a una clínica de confianza y consultar al especialista la opción más adecuada para cada caso.

En el Centro Odontológico ALAIA aportamos soluciones, que llegan de la mano de los implantes dentales o las prótesis, que se adaptan de manera personalizada. 

El implante suele ser la mejor opción para reemplazar uno o varios dientes. Al colocarlo, desempeñará la función de la raíz de la pieza ausente y, sobre él, se colocará una corona o prótesis dental que reemplazará al diente. El resultado es una pieza artificial con un aspecto natural y similar a la dentadura del paciente. 

En función del estado en el que se encuentren el resto de los dientes, otras soluciones pueden ser los puentes o las prótesis removibles.

Los especialistas en Implantología Oral de ALAIA pueden ayudarte a elegir el mejor tratamiento para tu caso.

Pide cita previa.

Si hay un campo dentro de la Odontología que ha evolucionado de manera singular estos últimos años es el de la ortodoncia. Existe una gran variedad de opciones para alinear tu sonrisa: desde la tradicional, con brackets, hasta las fórmulas más innovadoras, como el sistema de alineadores transparentes de la ortodoncia invisible, cada vez más demandado. 

Si vas a comenzar tu tratamiento, sea con un sistema u otro, algo que hay que tener bien presente es que antes se debe realizar una revisión dental completa para asegurarse de que la boca se encuentra sana y sin ningún problema.

Posteriormente, se necesita un pequeño período de adaptación. Lacavidad oral se pone en contacto con nuevos elementos, a los que se irá acostumbrando poco a poco, de manera progresiva. Por ello, los primeros días es normal experimentar algunas molestias. 

Si tu ortodoncia es de brackets, para evitar el roce del metal con las mucosas y la aparición de posibles heridas, será de gran utilidad la aplicación de cera para ortodoncia. También hay pomadas con ácido hialurónico que aceleran el proceso de cicatrización. En el caso de los alineadores transparentes, seguramente no aparecerán llagas ni heridas, ya que el sistema prescinde de elementos metálicos. Sí es posible notar una mayor sensibilidad dental durante los primeros días, algo que se podrá combatir fácilmente con analgésicos. 

Durante un tratamiento con ortodoncia, debe extremarse la higiene bucodental. Además, hay que evitar alimentos pegajosos que puedan quedar atrapados en la aparatología. Seguramente, será necesario cambiar o eliminar algunos hábitos: por ejemplo, no se podrá mascar chicle ni abusar de los productos muy azucarados, para evitar la aparición de caries. Por último, es fundamental respetar el calendario de visitas acordado con el especialista.

La ortodoncia no tiene edad recomendable. Cualquier momento es bueno para corregir tus problemas de alineación dental. Lógicamente, cuanto más joven sea el paciente, los resultados se lograrán antes. Algo prioritario es ponerse en manos de un buen profesional, que te aconsejará los pasos a seguir y te ayudará ante cualquier duda que pueda surgir.

Será ese profesional quien recomiende, previo estudio y análisis, sobre el tratamiento de ortodoncia que más interese en cada caso. También establecerá, aproximadamente, el tiempo que durará todo el proceso. En muchas ocasiones, no es cuestión únicamente de preferencias o de presupuestos, sino de las opciones reales de cada paciente.

El Centro Odontológico ALAIA es clínica especializada en ortodoncia. Solicita información sin ningún compromiso. Te aconsejaremos. Somos referente en el sistema Invisalign.

Invierte en tu sonrisa.

Es la hora. 2024 toca a la puerta. Ha llegado el momento de hacer el balance de este año para así marcar los propósitos del siguiente. 

Parece que enero es siempre buen momento para iniciar cualquier actividad o tratamiento. También ése que has ido posponiendo a lo largo de las últimas semanas o meses. Señala en el calendario ese día en el que quieres iniciar la transformación de tu sonrisa. Pide cita previa y comenzaremos todo el proceso. Pondremos todo a punto para recibirte en nuestro Centro Odontológico y planificaremos la mejor estrategia a seguir.

Por nuestra parte, estamos muy satisfechos y hacemos una estupenda valoración de lo que ha sido 2023 para ALAIA. Han sido meses de mucho trabajo y esfuerzo diario, pero cada hora en la Clínica ha merecido la pena al ver después el resultado final. Hemos tenido la oportunidad de ofrecer nuevas técnicas odontológicas, con nuevas herramientas de trabajo que han mejorado sustancialmente los tratamientos. Nuestra máxima prioridad en el nuevo año será también cuidar de vuestra salud bucodental y, de esa manera, de vuestro bienestar general.

Os agradecemos que nos hayáis brindado la oportunidad de ser parte del cuidado de vuestra sonrisa y, en definitiva, de vuestra salud. Gracias por confiar en el equipo, por vuestras palabras y gestos de cariño. Nos sentimos afortunad@s. Urte berri on!

Os deseamos un 2024 lleno de sonrisas, felicidad y mucha mucha salud.

Todo el equipo del Centro Odontológico ALAIA os desea unas felices fiestas de Navidad en compañía de vuestros seres queridos.

Queremos aprovechar para agradecer a tod@s los pacientes la confianza que cada día depositan en nuestro equipo de profesionales. Su fidelidad nos motiva para seguir adelante cuidando su salud dental y su bienestar general. 

Nuestro compromiso es firme. Vamos a continuar con nuestro proceso de Odontología digital, ofreciéndote las técnicas más novedosas del sector y mejorando tu experiencia en clínica gracias a los equipos más punteros, que nos permiten realizar diagnósticos más precisos. Nuestros especialistas no se conforman y llevan a cabo una formación continua que les permite estar a la última en procedimientos odontológicos. 

Todo nuestro esfuerzo para tener la mejor recompensa: tu sonrisa. A disfrutar de comidas, dulces y bebidas típicas de estas fiestas, pero sin olvidar una correcta higiene bucal. La prevención es siempre la mejor forma de tener unos dientes sanos.

Que esas sonrisas tan especiales para nosotros brillen más que nunca. Es el mejor regalo que podemos hacer a aquell@s que nos importan de corazón. 

Que cada segundo de la Navidad sea entrañable e inolvidable para ti y los tuyos. 

¡Feliz Navidad! Eguberri on!