Las férulas dentales son aparatos de plástico o resina acrílica elaborados por el protésico dental y que tienen diversas funcionalidades. El material utilizado para su creación, su grosor y su forma dependerán del objetivo marcado.

Son de gran ayuda en Odontología. Cada una, diferente, en base a su finalidad.

Férula de descarga

Es el tratamiento más habitual y eficaz contra el bruxismo (apretar y/o rechinar los dientes). Afecta a un 15 por ciento, aproximadamente, de la población (aunque han aumentado los casos con la pandemia) y puede derivar en dolor de cabeza, cuello, oído y músculos de la mandíbula. Esta férula dura tiene como objetivo evitar el desgaste de las piezas dentales y, normalmente, se utiliza por las noches.

Su material más común suele ser la resina de ortodoncia, aplicada en una de las arcadas dentarias para evitar que entren en contacto unos dientes con otros y la posición mandibular sea la correcta.

Férula de apnea del sueño

La apnea es un trastorno grave y frecuente en el que las vías respiratorias se obstruyen repetidamente durante el sueño. Esto provoca que disminuya la sensación de descanso. Con la férula, logramos prevenir o minimizar el colapso de la lengua que ocurre en la parte posterior y lateral de las paredes faríngeas. Se evita o minimiza uno de los efectos más sonoros de la apnea: el ronquido.

Férula de blanqueamiento

Hay algunos tipos de blanqueamiento dental que podemos realizar en casa. Consisten en un agente blanqueador que se aplica con una jeringa sobre una férula realizada a medida. La férula sólo cumple la función de asegurar que la pasta esté en contacto fijo con las piezas dentales. Este tipo suele ser flexible y de poco grosor. Se adapta perfectamente a los dientes del paciente.

Férula de ortodoncia invisible

La finalidad de esta férula es mover los dientes hasta la posición deseada por el ortodoncista y planificada previamente en tratamientos de ortodoncia invisible como Invisalign. Las férulas están elaboradas a medida y en cada fase del tratamiento se van cambiando para adaptarlas a la posición de los dientes en ese momento concreto.

Férula de retención

Cuando finalizamos un tratamiento de ortodoncia, y para mantener los resultados logrados, es necesario el uso de una férula de retención que impida un nuevo movimiento de los dientes. Estas son férulas rígidas, aunque no gruesas.

Férula deportiva o protector bucal

Son las únicas férulas que no se utilizan por la noche. Suelen ser más gruesas y sirven para proteger los dientes en determinados deportes que pueden originar traumatismos. También mantienen una correcta oclusión durante los mismos.

Férula quirúrgica

Con ella logramos una óptima planificación en el tratamiento para la colocación de implantes. Colocamos éstos en la mejor posición, teniendo en cuenta las características anatómicas del paciente, su densidad y calidad ósea.

Técnicas innovadoras para tratamientos innovadores.