¿QUÉ ES LA MICROFLORA ORAL?

La microflora o microbiota oral cumple una función esencial en la salud. En realidad, se trata del conjunto de microorganismos que viven en la boca. Si conoces la relación entre éstos y nuestro organismo, te darás cuenta de que es posible prevenir ciertas patologías dentales.

La microflora varía constantemente. La boca de los bebés ya está poblada de múltiples bacterias. El número de especies irá progresando a medida que el niño crece. La cavidad oral es el medio ideal para el desarrollo y crecimiento de bacterias en perfecto equilibrio. Cuando eso no ocurre y los microorganismos nocivos ganan, aparece la enfermedad.

Cuantas más familias diferentes de bacterias patógenas tengamos, más difícil resultará erradicarlas, ya que se protegen mutuamente. De ahí la importancia de prestar atención a nuestra boca.

Este desequilibrio puede llegar por muchas razones: mala higiene, caries, el uso de antibióticos, el tabaco, cambios hormonales (embarazo), alteraciones en la producción de saliva, etc.

Factores como la pérdida de piezas dentales o enfermedades como la gingivitis o la periodontitis, también pueden provocar alteraciones en la composición de la microflora oral.

Se han identificado más de 700 especies de bacterias que, cuando forman una capa que recubre los dientes, se denomina placa dental.

Y hay otro dato muy llamativo: se calcula que hay alrededor de 100 millones de bacterias por cada milímetro de saliva.

Os damos unos consejos para mantener el equilibrio de la microflora oral:

  • Reducir la ingesta de azúcar.
  • Dar importancia a los lácteos y el consumo de calcio.
  • Apostar por una alimentación equilibrada.
  • Cepillarse los dientes tres veces al día, con un dentífrico con flúor para destruir la biopelícula y proteger la estructura dental.
  • No olvidar el hilo de seda, los cepillos interdentales y el enjuague.
  • Los probióticos son muy beneficiosos en trastornos digestivos y también pueden proteger dientes y encías.
  • Tampoco olvidar la visita regular al dentista para llevar a cabo las oportunas revisiones y, si es necesario, la correspondiente limpieza dental profesional.

Comprender la importancia de la microflora oral es el primer paso para equilibrarla y controlarla de forma saludable.