alaia-clinica-dental-la-limpieza-dental-profesional

La limpieza dental diaria es fundamental para tener una buena salud oral. Pero cada cierto tiempo, es necesario profundizar en esos cuidados y realizar una limpieza profesional, denominada profilaxis dental. Y es que hay zonas en las que el cepillado “doméstico” no es suficiente, por la acumulación de sarro, sobre todo, en los espacios interdentales.

Los expertos recomiendan, como mínimo, una vez al año. Aunque siempre será importante seguir el criterio de nuestro dentista ya que cada persona requiere de unos cuidados diferentes.

Con una limpieza profesional en profundidad, los dientes estarán más fuertes y protegidos contra las enfermedades de la boca. Este tratamiento elimina el sarro, las manchas y las bacterias, además de reforzar el esmalte. La limpieza ayuda a generar una barrera protectora frente a enfermedades como la gingivitis, la caries o la periodontitis.

La labor realizada por el profesional ayuda a las personas con mal aliento o halitosis a eliminar este problema. Además, mejora el sentido del gusto. Lógicamente, los dientes lucirán más limpios y blancos y a la larga nos evitará otros problemas derivados de una mala higiene bucal como una posible extracción o tener que llevar a cabo un implante.

En una limpieza profesional, el especialista procede a la retirada del sarro supragingival (el que está por encima de las encías) así como el subgingival (que está por debajo de la línea de las encías). El higienista pasará la seda dental por todas las piezas para garantizar que queden perfectamente limpias.

Lo siguiente será el pulido de la superficie de los dientes con cepillos especiales y una pasta pulidora. Se logra que quede totalmente lisa y sin manchas provocadas, por ejemplo, por el tabaco, el café o el vino. Finalmente, se aplica el gel de flúor que remineraliza el esmalte de los dientes.

Uno de los objetivos primordiales de la limpieza profesional es prevenir enfermedades periodontales y mejorar la salud de las encías. Una buena higiene bucal profesional ayuda de forma directa a las enfermedades sistémicas, como la diabetes o los problemas cardiovasculares y, por lo tanto, a la salud general.

En ALAIA, nuestros higienistas explican al paciente la mejor manera de mantener esta limpieza con sus cepillados diarios, el uso del hilo dental y los cepillos interproximales. Sin olvidar la limpieza de la lengua, que también es de suma importancia.

Si necesitas consejo, también podemos orientarte a la hora de elegir el cepillo más indicado para tu boca, los posibles dentífricos y colutorios o si te apetece probar con el cepillado eléctrico.

En cuanto a la duración de una profilaxis, aproximadamente es de 50 minutos. Depende del cúmulo de sarro y placa bacteriana que tenga cada persona.

Pide ya cita para tu próxima limpieza dental profesional.